Un recorrido hacia 200 millones de años atrás, en el oeste riojano.


La provincia de La Rioja deslumbra por sus paisajes maravillosos junto con la Cordillera de Los Andes, ideal para los viajantes que deseen realizar turismo aventura y actividades al aire libre.

El paisaje que predomina en esta provincia de Argentina es de una relieve montañoso de escasa vegetación. En los últimos años los turistas eligieron con gran fervor conocer La Rioja debido a su parque nacional Talampaya, considerado uno de los principales atractivos turísticos. 

A lo largo de toda provincia predomina la historia, la calidad de la gente, el color y las tradiciones, convirtiéndola en un destino imperdible de conocer. 

Dentro de las aventuras que ofrece se encuentra el Cañón del Triásico, ubicado dentro de la Reserva Municipal “Banda Florida”. Al realizar la excursión, los turistas transitan el mismo suelo en el que vivieron los dinosaurios del período triásico de la era mesozoica. El paseo ofrece una trayectoria por lugares de interés histórico y geológico. 

La travesía tiene una extensión de 25 kilómetros y se debe realizar en un vehículo 4X4, debido a que en el camino transcurre por un sendero que pasa por el cauce seco de un río. La ruta remonta a los visitantes al pasado, descubriendo geoformas, montañas teñidas de rojo, amarillo y verde. Regala la sensación de estar en donde habitaron los dinosaurios hace mucho tiempo atrás. 

La excursión inicia con la recepción de los pasajeros en el punto de partida indicado y una vez que están todos reunidos comienza la aventura. Los comensales visitan siete estaciones en las cuales se brinda información del sitio y dejan el tiempo necesario para el reconocimiento del lugar y el disfrute del paisaje. En los puntos que recorre el Cañón se siente y se vive adrenalina, paisajes, colores, historias, aromas y silencios. 

En la camioneta sólo pueden ir un máximo de cuatro pasajeros más el chofer. Se puede bajar a hacer fotos y apreciar del panorama. 

El trayecto tiene un tiempo estimado de más de dos horas. Al llegar al final del Cañón se encuentran las formas geológicas más espectaculares, las cuales son ideal para las fotografías, ya que es un paisaje deslumbrante, cubierto de rojo intenso.  

El Cañón del Triásico te permite vivir una aventura de más de 200 millones de años en tiempo actual, al alcance de tus manos.