CON DÍAS DE 18 HORAS, LOS PRIMEROS MESES DEL AÑO SON LA ÉPOCA IDEAL PARA DISFRUTAR LAS BELLEZAS DEL FIN DEL MUNDO. PAISAJE, DIVERSIDAD Y AVENTURA EN UN DESTINO DE INVIERNO QUE SE VIVE A FULL EN VERANO.

USHUAIA FLORECIDA

La tranquilidad de la ciudad más austral del mundo convive a la perfección con la aventura. Más aún, cuando la nieve abandona el paisaje y las rutas se vuelven más accesibles. Con la Cordillera de los Andes enmarcando la vista y el Canal de Beagle de fondo, Ushuaia ofrece un abanico de actividades para recorrer, por tierra y mar, hasta el último rincón de la Patagonia. Se puede ser original contratando excursiones fuera del circuito turístico típico, como una caminata hasta la Cascada del Río Lasifashaj o un día entero en una aldea pesquera. Aunque, también es cierto, hay paradas básicas que son imperdibles. ¿Quién se imagina volver sin conocer el faro Les Éclaireurs (en francés, Los Iluminadores)?Pero vayamos de a poco: la experiencia sureña comienza en la Ruta Nacional 3 y con un objetivo bien claro, probar las centollas más frescas y sabrosas de la zona. “Llevamos a nuestros pasajeros hasta Puerto Almanza, un pueblito en el que casi toda la población se dedica a la pesca artesanal. Cuando llegamos, nos recibe una familia local y nos invita a subir a un bote, en el que esperamos para extraer las centollas que más tarde vamos a degustar. Al volver a la casa, los anfitriones nos enseñan a preparar este crustáceo al estilo patagónico”, explican desde Tierra Turismo.HAY PARADAS BÁSICAS QUE SON IMPERDIBLES. ¿QUIÉN SE IMAGINA VOLVER SIN CONOCER EL FARO LES ÉCLAIREURS?

Esta travesía, que culmina en el puerto más antártico de la Argentina, permite vivir en primera persona la sensación de estar en el fin del mundo. “Un final significa que después de esto no hay nada, y eso genera un montón de expectativas. Llevar a los turistas a lugares casi inexplorados, donde tienen contacto con gente que se dedica a actividades como la captura de peces con redes súper primitivas, genera en ellos algo muy distinto a lo que están acostumbrados a vivir en las grandes ciudades. No es lo mismo sacar un pescado del fondo del mar, que ir a comprarlo a la vuelta de tu casa”, asegura Ignacio Ronco, líder de la empresa que lleva más de diez años en el rubro. Pero los clásicos no fallan y la excursión al Parque Nacional Tierra del Fuego invita a conocer a fondo la historia local. Es que, para empezar, el viejo trencito recorre parte del camino que hacían los presos desde la cárcel –construida en 1902– hasta el bosque en donde realizaban sus trabajos forzados. Una vez abajo, se puede disfrutar de un picnic en el Lago Roca (la chocolatada caliente es infalible) rodeado de lengas, ñires y coihues de más de cien años de antigüedad, y conocer algunas esculturas de los indios yámanas, los primeros habitantes de estas tierras.

LA EXCURSIÓN MARÍTIMA ES UNA GRAN POSTAL PARA DESPEDIRSE DE USHUAIA


La excursión marítima es una gran postal para despedirse de Ushuaia. Saliendo desde el puerto, la exclusiva embarcación Akawaia navega alrededor de las islas Alicia, Mary Ann y Les Éclaireurs, repletas de aves –muchas veces confundidas con pingüinos– y lobos marinos. La foto final es la del famoso faro, enclavado en el Canal de Beagle desde 1920. Pero el tour no termina sin antes degustar un almuerzo a bordo: variedad de quesos, frutos secos y charcutería, acompañada por un vino o una cerveza local. Tal vez la mejor manera de terminar de conocer el Fin del Mundo.

Todo el año

Si en invierno se celebra en Ushuaia la noche más larga del mundo, en verano la naturaleza cambia su curso y los días se vuelven eternos. Entonces, parece llegar la mejor época para recorrer, navegar o sobrevolar el territorio fueguino. Sí, es cierto; a partir de ahora, y hasta por lo menos abril, es probable que la nieve no tiña de blanco las copas de los árboles, ni tampoco inunde las pistas de esquí del conocidísimo Cerro Castor. Pero cuando el calor (si así se puede describir al clima cuando la temperatura oscila entre los 6 y 18 grados) inunda la ciudad, el sol no se esconde hasta después de la cena, regalando casi 18 horas de luz para admirar la belleza sureña. El tiempo sobra para los turistas. Ushuaia es cambiante, incluso por las variaciones que ocurren dentro de un mismo día, pero encantadora. Con otros colores y una oferta de actividades muchísimo más amplia, la postal encuadra un paisaje que combina a la perfección con su slogan. Uno se pregunta: ¿será el fin del mundo o el comienzo de todo?Agradecimientos

Arakur Hotel, Los Cauquenes Resort + Spa + Experiences, Tierra Turismo y El Almacén de Ramos Generales.