EN ÉPOCAS DE ALTAS TEMPERATURAS ES IMPORTANTE ADOPTAR MEDIDAS PARA EVITAR QUEMADURAS, DESHIDRATACIÓN Y OTROS PROBLEMAS DE SALUD. AQUÍ, 10 RECOMENDACIONES GENERALES PARA DISFRUTAR LAS VACACIONES AL AIRE LIBRE.

1
Lo más importante es exponernos al sol en horarios adecuados, evitando la franja entre las diez de la mañana y las cinco de la tarde. Si no, habrá que buscar refugio bajo la sombra, usar ropa liviana, anteojos con filtro UV, gorra o animarse a innovar con sombreros.2
Al menos media hora antes de tomar sol o de salir a la calle hay que aplicarse el protector solar recetado por el dermatólogo que, en ningún caso, tendrá un factor de protección menor a 30. Lo ideal es renovarlo cada dos horas y a la vuelta de un chapuzón, incluidos los “resistentes al agua”, que también pierden sus propiedades. Esto vale para los días nublados, especialmente en balnearios y lugares de vacaciones donde la arena, el agua y la nieve aumentan la incidencia del sol.3
El protector solar del año pasado lamentablemente no sirve: en todos los casos, este tipo de producto vence de 6 a 12 meses después de abiertos. 4
Mujeres embarazadas, personas mayores de 65 años y quienes padecen enfermedades crónicas deben extremar los cuidados bajo el sol.

5
Protegé al máximo a los bebés: los menores de 6 meses no deben exponerse al sol directo ni usar filtros solares. A partir de los 6 meses hay que aplicarles protector solar adecuado en aquellas zonas del cuerpo que no hayan quedado cubiertas por ropa.

6
Si vas a realizar actividad física al aire libre, hacelo lo más temprano posible por la mañana y tomá abundante agua antes, durante (con sorbos cortos) y después del ejercicio.

7
Usá ropa holgada y liviana, camisas con mangas y pantalones largos son perfectamente apropiados si están confeccionados en géneros naturales. No es un mito que los colores oscuros son más calurosos, pues son los que más energía de luz absorben y por consiguiente atraen el calor.8
Cuando las temperaturas son altas (más de 30 oC) y sube la humedad ambiental, la pérdida de agua corporal también aumenta y es muy importante hidratarse sin esperar a tener sed. Lo mejor es el agua, pero también valen los jugos de fruta frescos, no así las bebidas dulces o con cafeína.

9
A la hora de comer, nada de abundancia: verduras y frutas en cantidades pequeñas y más veces al día será lo ideal. Lo mejor es evitar las comidas calientes y el alcohol en exceso.

10
En la medida de las posibilidades, los baños y duchas refrescantes a lo largo del día son un alivio para el organismo.