PortadaLAS ALTAS MESETAS DE SU FAMOSA PUNA Y CERROS QUE PARECEN PINTADOS A MANO CONSTITUYEN UNA DE LAS REGIONES MÁS FASCINANTES DE LA ARGENTINA. UN VIAJE INOLVIDABLE DONDE LOS PAISAJES HERMOSOS SE FUSIONAN CON LA RIQUEZA CULTURAL.Jujuy, Salta, Tucumán, Catamarca y La Rioja tienen en común un clima veraniego principalmente seco y cálido durante el día y fresco durante la noche, a excepción del este de la región, en el que hay más humedad. En verano la zona es uno de los destinos más visitados del país tanto por argentinos como por extranjeros y los principales atractivos turísticos suelen ser muy concurridos, por lo que es recomendable reservar hoteles y excursiones con anticipación para no perderse nada. El Norte argentino presenta una gran variedad de alternativas de hospedaje que tendrán que elegirse en base a qué tipo de viaje quiera hacerse y al presupuesto disponible: lujosos hoteles de cadenas cinco estrellas, hosterías, cabañas, hostels, campings y hasta pequeños hospedajes en pueblos alejados.

Una visita al Norte argentino no puede omitir los platos típicos que rescatan tradiciones prehispánicas y la gastronomía criolla: el locro, las empanadas, los tamales y las humitas son las comidas más típicas, con variantes según las provincias. Si se tiene la suerte de ir a la ciudad catamarqueña de Belén, hay que probar el jigote, una especie de lasaña pero sin pasta que consta de varias capas de papas, carne, verduras, huevo duro, pan y una cubierta de queso. Los dulces y los vinos norteños merecen un capítulo aparte. Los postres, en especial en Tucumán, están elaborados a base de caña de azúcar, ya que la región es una de las principales productoras. Y más: las nueces bañadas; los alfajores, con dulce de leche o con mermeladas regionales, son deliciosos. Los vinos de la región –especialmente aquellos que se producen en la zona de los Valles Calchaquíes y La Rioja– son conocidos internacionalmente con algunas uvas estrella como el torrontés, una uva blanca, dulce, única en el mundo que crece bajo el intenso sol del Norte, especial para tomar bien frío, en verano.EN VERANO LA ZONA ES UNO DE LOS DESTINOS MÁS VISITADOS DEL PAÍS TANTO POR ARGENTINOS COMO POR EXTRANJEROS.

Por todas estas características comunes, los itinerarios para recorrer el NOA suelen unir más de una provincia. Es el caso de uno de los paseos más hermoso del país: el de los Valles Calchaquíes. Se trata de un sistema de valles y montañas de 520 km de extensión. Generalmente se arranca en Jujuy, pasando por Salta e ingresando en Tucumán y Catamarca. Al sur de este circuito se encuentra Punta de Balasto (Catamarca) al oeste, las sierras de Quilmes o del Cajón y al este, la cadena montañosa de San Francisco y sierras del Aconquija. A lo largo del recorrido hay numerosos pueblos antiguos y sitios precolombinos. Algunos incluso ofrecen casi un viaje en el tiempo porque no cambiaron mucho en los últimos siglos, entre ellos: Cachi, Amaicha del Valle, Santa María, Cafayate, San Carlos, Angastaco, Molinos, Seclantás. Y no deben pasarse por alto las Ruinas de los Quilmes en Tucumán, luego se puede continuar hacia la zona de Tafí del Valle.LOS VINOS QUE SE PRODUCEN EN LA ZONA DE LOS VALLES CALCHAQUÍES Y LA RIOJA SON CONOCIDOS INTERNACIONALMENTE.

Los Valles Calchaquíes también pueden recorrerse de la misma forma uniendo Salta Capital con Cachi y Cafayate. Hay empresas de turismo que ofrecen recorrer esos lugares en circuitos de 2 días y una noche. En tierra tucumana hay otros dos circuitos: el Valle de Choromoro, a lo largo de la Ruta Provincial 312, en el que el verde de los cerros y un clima agradable invitan a conocer culturas precolombinas, monumentos coloniales, yacimientos arqueológicos y legados históricos que merecen ser explorados, y Las Yungas, donde se puede disfrutar de las lomas y quebradas soñadas de Villa Nougués, de los cerros y la vista panorámica única de la ciudad de San Javier y de los bosques verdes y tupidos de Raco y El Siambón. Allí, además, está una de las fábricas azucareras más destacadas de la provincia en el ex ingenio San Pablo. En la ciudad de San Miguel del Tucumán aguardan la emblemática Casa Histórica, la Plaza Independencia y un conjunto de museos, iglesias y galerías de arte que dan cuenta de gran parte de la historia fundacional de la Argentina. En la ciudad de Salta, destaca el Museo de Arqueología de Alta Montaña (MAAM), donde se exhiben las momias de los tres niños congelados hallados en la cumbre del Volcán Llullaillaco en 1999. Desde la ciudad también puede iniciarse la excursión para tomar el mundialmente famoso Tren a las Nubes, que combina una obra de ingeniería faraónica y un paisaje inigualable. La Quebrada de Humahuaca, en Jujuy, se puede hacer en auto o contratando una excursión. También hay alternativas para hacer noche en algún destino de la zona, como Tilcara o las salinas. Purmamarca es otra localidad jujeña que nadie debería dejar de conocer. La lista de lugares por recorrer continúa: Yala, Posta de Lozano, Volcán, Tumbaya, Maimará, Angosto del Perchel, Huacalera, Uquía, Humahuaca, Azul Pampa, Tres Cruces y por fuera de esa formación son Abra Pampa, Puesto del Marqués, Pumahuasi y La Quiaca, que también tienen lo suyo. La Rioja es la provincia más cercana a Cuyo y muchos de los paseos que se ofrecen suelen hacerse desde San Juan o Mendoza. Dos de los paseos más destacados de la provincia son la Reserva Provincial de Laguna Brava y el Parque Nacional Talampaya, declarado Patrimonio Natural de la Humanidad en el año 2000, ya que constituye uno de los yacimientos geo-paleontológicos del período triásico más importantes del mundo.

Pero sus 215.000 hectáreas resguardan tanto el patrimonio arqueológico, como así también flora y fauna pertenecientes al “Monte de Sierras y Bolsones”. Su extremo sudoeste limita con el Parque Provincial Ischigualasto (Valle de la Luna) en la provincia de San Juan, que son geológica y geográficamente una unidad. Ambos parques pueden ser visitados desde cualquier localidad del territorio riojano y de la capital, donde se encuentra una amplia oferta en servicios de alojamiento, gastronomía, transporte y recreación. Por su parte, Laguna Brava, en zona de la cordillera de los Andes a 4.300 metros de altura ofrece más de 400 mil hectáreas de una diversidad y belleza únicas. Montañas y volcanes resguardan guanacos, vicuñas, pumas, flamencos y otras aves migratorias que regresan en cada primavera para procrear.
En la provincia de Catamarca, hay ofertas de todo tipo, que incluyen propuestas de lo más originales. A 92 kilómetros de la ciudad de Tinogasta y a más de 2.000 metros de altura se encuentran las Dunas de Tatón, un inmenso territorio de blancos médanos, los más altos de América del Sur. Se trata de un escenario de inmensa arena blanca y suave, ideal para la aventura, donde se puede practicar sandboard, recorrer en 4×4 o simplemente disfrutar del paisaje. Durante el verano es recomendable ir bien temprano por la mañana o hacia el atardecer porque el sol es muy intenso al mediodía. La cercanía con las Termas de Fiambalá permite combinar la adrenalina con el máximo relax. Catamarca también alberga viñedos en el Valle de Abaucán, pegado a la Cordillera de los Andes, y en la zona Calchaquí, a una altura que varía entre los 1.200 y los 1.750 m.s.n.m. El ambiente casi desértico y la amplia amplitud térmica son grandes aliados para la producción de vid.