CERRÓ SU TERCERA TEMPORADA EN CALLE CORRIENTES CON EL PRIMER PUESTO EN RECAUDACIONES PARA INICIAR UNA GIRA POR EUROPA. UN BREVE IMPASSE ENTRE EL HUMORISTA Y SU PÚBLICO, QUE SE REENCONTRARÁN A PARTIR DEL 26 DE DICIEMBRE EN EL TEATRO MAR DEL PLATA.

Roberto Moldavsky es una revelación, una de las figuras que más creció en los últimos años pasando de ser un perfecto desconocido a llenar teatros, salir de gira nacional e internacional y ganar premios. “El top top top del humor”, como lo llaman en las publicidades del teatro, tenía su negocio de camperas junto a dos socios en el barrio de Once. Y como siempre había tenido vocación por el humor, se anotó en un curso de stand-up para romper la rutina. A partir de eso, inició su acercamiento a los medios, con un éxito rutilante. Ganó notoriedad como parte del staff de Bravo Continental, el programa radial de Fernando Bravo; en televisión, acompañó a Susana Giménez, le puso risas a La peña de Morfi y también colmó el teatro Apolo durante tres temporadas. Se decidió por dejar definitivamente el comercio, vendió su parte del local de la calle Viamonte y hoy, con 57 años, se dedica al humor tiempo completo. Además de la temática judía, este año se animó al humor político con Moldavsky, el candidato, el espectáculo producido por Gustavo Yankelevich y Carlos Rottemberg que el 26 de diciembre estrenará una versión renovada en el teatro Mar del Plata. –¿Sos un comerciante del Once que llegó al teatro o un humorista que supo ser comerciante? –Soy un comerciante del Once que siempre fue gracioso y ahora vive de eso. –¿Te sentís un representante del humor judío? ¿Cómo lo definirías? –Me siento parte de esa movida que mezcla desgracia con humor y solo se ríe de sí mismo, pero no de otros pueblos. –Cuando empezaste como humorista de Fernando Bravo, ¿soñabas con llegar a donde llegaste? –No, solo quería ser un humorista de radio conocido y crecer en el teatro, actuando dos veces por mes.

“EL TEATRO ES MI MEJOR VERSIÓN, CREO, Y LA RADIO YA ES PARTE DE MI VIDA Y LA DISFRUTO. CON LA TELE NOS LLEVAMOS BIEN PERO DE A POCO

–¿Y cómo te llevás con la fama?

–Bien, ella no me molesta y yo no la molesto a ella.

–¿En qué ámbito te sentís más cómodo: en la radio, en la tele o en el teatro?

–Radio y teatro. El teatro es mi mejor versión, creo, y la radio ya es parte de mi vida y la disfruto. Con la tele nos llevamos bien pero de a poco.

–Tu obra tiene mucho contenido político pero consigue no enojar ni a kirchneristas ni a macristas. ¿Podemos decir que Moldavsky cierra la grieta?

–No los enoja porque me río de todos y, a su vez, a algunos los enoja porque me río de sus políticos preferidos. Inclusive hubo algún político al que le molestó también alguna vez… pero me río de lo que surge sin pensar a qué partido pertenece.

–A pesar del impacto de la crisis económica en el sector del entretenimiento, Moldavsky, el candidato terminó en el primer puesto del ranking por recaudación. ¿Qué sentís?

–Alegría, me parece un hecho casi milagroso. Soy muy teatrero y creo que los argentinos somos muy del teatro, y eso me ayuda mucho.

–¿Qué proyectos tenés para el futuro?

–Seguir con el teatro. Ahora se vienen algunas giras por Europa e Israel y otras hacia otros lados del mundo, temporada en Mar del Plata y también la radio, obviamente. Para la tele hay algunas ideas, pero veremos qué sale.