LA ACTRIZ QUE PROTAGONIZA LA COMEDIA ROMÁNTICA AMOR DE PELÍCULA E INTERPRETA A UNA DE LAS CUATRO MAMÁS DE LA TIRA PEQUEÑA VICTORIA TAMBIÉN PISA FUERTE CON LA MÚSICA; ADEMÁS DE PONERLE VOZ A LA CORTINA DE LA TIRA ESTÁ PRESENTANDO SU PRIMER DISCO, UN TÉ DE TILO POR FAVOR. ELLA SE TOMA TODO CON ESPÍRITU LÚDICO, PERO LO SUYO ES JUGAR EN SERIO.La vastedad y solidez de su carrera no se condice con su juventud. A los 32 años, parece aun menos en las fotos que ilustran la última campaña de Reebok y acompañan este artículo. Segura de su formación, Natalie Pérez ha explorado todas las facetas de la carrera de actriz y también se abrió camino con la música. ¿Cuál es el secreto para abarcar tanto caudal creativo? Ella apura una teoría: “La organización y la consciencia de que lo importante es mantener el equilibrio para poder disfrutar de cada momento”.

–¿Siempre quisiste ser actriz o tenías un plan B?

–Siempre quise dedicarme a la actuación, desde que era muy chiquitita. Me acuerdo que mi madre me llevaba a los castings y que yo también expresaba ese deseo. De alguna manera mi rol artístico lo concebí como un juego, podría decir que ése es mi secreto para no engancharme con los números que miden el rendimiento de mi trabajo. Ahora que soy adulta, me pongo a pensar qué hubiese pasado conmigo si elegía la vida universitaria… quizás hubiese elegido ser veterinaria o deportista.

“SIEMPRE LE PONGO MUCHA CABEZA Y CORAZÓN A LO QUE HAGO, PERO BÁRBARA ME TRAJO UN MONTÓN DE DESAFÍOS PORQUE TOCA TEMAS ACTUALES QUE TODAVÍA NO ESTÁN MUY MASTICADOS EN LA SOCIEDAD”

–¿Cómo filtrás los trabajos, hay algo que rechazarías de plano?

–Se me ocurre que una oferta no me llevaría a la reflexión si no coincide con mis valores y principios. Prefiero evitar roles que asocien mi figura con una persona que no me identifica. Por ejemplo, no cantaría con alguien sólo porque tiene buenos números, el ranking no define la calidad humana de un artista. ¿Para qué voy a compartir el escenario con un cantante que no es querido por la gente?

–¿Cómo pensás que tu postura frente a la vida y al trabajo influye en la posibilidad de llevar una pareja adelante?

–No hay que poner excusas, todo se puede complementar cuando hay amor y ganas. Con la vida que llevamos en estos días, las parejas, no sólo las de los artistas, se ven muy poco. Cada uno tiene que tener su trabajo, a veces tienen más de dos y la vida profesional les insume mucho tiempo. Estamos en un momento de la vida que tenemos que trabajar y desarrollarnos y las personas que quieran convivir con otras, van a saber acompañar, como me pasa a mí cuando tengo que acompañar al otro.

–¿Qué sentís al encarnar a Bárbara Salvatierra en Pequeña Victoria?

–Siempre le pongo mucha cabeza y corazón a lo que hago, pero Bárbara me trajo un montón de desafíos porque toca temas actuales que todavía no están muy masticados en la sociedad, entonces siempre es bueno tener argumentos y experiencias cercanas que te ayuden a contar la historia.

–¿Concebís la maternidad en el contexto de una pareja o te animarías a ser mamá en soledad?

–En realidad me gustaría mucho formar mi familia en términos más tradicionales, digamos que soy bastante Susanita en ese aspecto.

–¿Por qué característica personal te gustaría ser reconocida?

–Uno siempre quiere ser querido y reconocido por virtudes personales. Lo mismo que valoro en los otros es lo que quiero que me defina, soy simple y sencilla. ¡Al fin y al cabo ser buena persona cuesta cero pesos!

EN NOVIEMBRE, EL AMOR
El 7 de noviembre se estrena Amor de película, el debut de Natalie como protagonista en la pantalla grande junto a Nicolás Furtado y bajo la dirección de Sebastián Mega Díaz. El film cuenta la historia de una pareja entre una chica que se convierte en una exitosa actriz mientras que su novio no logra despuntar como director de cine. Una historia que habla sobre las segundas oportunidades, las primeras impresiones y la construcción del amor.